Lo que queda de mi despacho

Esta es la típica ocasión en que una imagen vale más que mil palabras. Para qué decir más.

Despacho 1530 del Departamento de Proyectos Periodísticos, 31/10/2008.
Foto: Cristina Pérez

Sin embargo, aunque los criminales de ETA hubieran preferido otra cosa, la normalidad llega muy rápido. A trabajar. Hoy mismo.


Relacionado:

Profesor de periodismo e investigador sobre medios digitales en la Universidad de Navarra. Twitter: @rsalaverria

Posted in general
7 Comments » for Lo que queda de mi despacho
  1. Ramón! Você estava no local quando explodiu a bomba? Teve algum ferimento?

  2. Gracias por la foto. Se intuye que muchos, muchos de vosotros habéis vuelto a nacer. En eso consisten los milagros. Otra persona muy querida acababa de salir a tomar un café en el momento de la explosión y su despacho ahora está calcinado, no queda absolutamente nada. Esas mil palabras que quieres ahorrarte con la imagen nos interesan, espero que tengas la oportunidad de relatarlas cuando tu vuelta al trabajo te lo permita.

  3. Oi, Gerson!

    Eu devia têr estado lá no momento da explosao, com certeça, pois a semana passada foi nomeado director do Departamento e esse é meu novo local de trabalho. Até tinha o computador ligado, pois esteve lá até uma hora antes do antentado.

    Mas ontem, por acaso, por volta das 10 horas foi para meu outro escritório provisional, que fica no Laboratório de Comunicaçao Multimídia (MMLab), 150 metros mais afastado da area do atentado. Isso me salvó.

    Bom, isso e a providência.

  4. Mi primer pensamiento fue hacia Vd., nada más enterarme del atentado. Contra estas barbaridades fascistas no tengo palabras. Sólo puedo enviarle un abrazo solidario, y renovarle las gracias por el excelente trabajo que rebosa desde sus webs.

  5. Muchas gracias, Mª Ángeles, José Ramón, Tomás. Gracias, de verdad.

  6. Matías dice:

    Ramón, soy el co-autor del «30 Líneas», aquel librito sobre agencias de noticias para el que te entrevistamos con mi compañero Hernán Di Bello.
    Acabo de ver las fotos de lo que pasó en tu universidad, y quería mandarte un abrazo solidario desde este lado del Atlántico. No le aflojes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*