Gracias por enseñarme, alumnos

Vayan por delante mis disculpas por la larga extensión de este texto. Estoy seguro de que casi nadie pasará de estas primeras líneas; lógico. Ahora bien, confío en que al menos en Murcia haya 20 ó 30 alumnos que se animen a leerlo hasta el final. Lo he escrito para vosotros.

Estos días he disfrutado de una experiencia por la que todos los profesores deberíamos pasar alguna vez: que unos alumnos me digan, abiertamente y sin tapujos, en qué debo mejorar.

Para el resto de los lectores de e-periodistas aclararé que, en realidad, quienes me han dado esa lección no son alumnos míos. Pero desde ahora es como si lo fueran, por el cariño que les he cogido. Se trata de un nutrido grupo de estudiantes de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Murcia. Su profesor de Tecnología de la información y buen amigo, Jaime Alonso, les encargó hace unos días un análisis crítico de este weblog. Para ello, debían señalar las fortalezas y debilidades de este sitio. Y, en buena lógica con el encargo, se les encomendó escribir a continuación sus conclusiones en un weblog personal.

Así que hace unos días, sin previo aviso, un buen número de alumnos comenzó a escudriñar este weblog y a levantar sus empolvadas alfombras. Y a escribir lo que pensaban. Como era de esperar, además de algunas bondades, detectaron muchos aspectos que mejorar. Así que junto con algunas flores, que agradezco, la mayoría de los alumnos dedicó buena parte de sus escritos a expresar críticas más o menos aceradas sobre este blog. Lo que ellos ignoran –y espero que crean, pues les aseguro que es verdad–, es que son precisamente estas críticas lo que más he agradecido y he leído con mayor interés. Pocas veces nos encontramos los profesores con la oportunidad de que un alumno nos exprese su opinión con absoluta franqueza.

Por la severidad de algunas de sus críticas, ellos sin duda pensaban que yo jamás las leería. «¿Quién va a interesarse por mi humilde weblog, estrenado hace un par de días?«, debieron de pensar. Y como, al fin y al cabo, yo era un profesor al que no conocían y jamás podría suspenderles, comenzaron a expresar a calzón quitado sus opiniones sobre este weblog y, de paso, sobre su autor. Así, emitieron juicios que probablemente ninguno de mis alumnos en la Universidad de Navarra habría osado decirme.

Las críticas más tibias, como las escritas por Esther, me recriminaban por ejemplo «no contestar a todos los comentarios«. También había quien, como Francisco, criticaba este weblog por su «dispersión temática«. Otros muchos se sumaban a la censura de Patricia y Elena sobre «la falta de actualización» de este weblog. Y también había quien me echaba en cara mi indolencia por reproducir párrafos completos de noticias, aun con la correspondiente atribución; la práctica de mantener a la vista los errores tachados junto con su correspondiente corrección; e incluso había quien se quejaba de que intercalara en mis notas pasajes en idiomas extranjeros.

Las críticas más severas, sin embargo, se referían al excesivo protagonismo que, según varios alumnos, concedía en este weblog a mis propias actividades. María lo expresó con absoluta crudeza periodística al titular así su nota: «Yo, mi, me, conmigo«. Ya contesté a esta crítica al pie de su nota, así que no entraré a dar más explicaciones aquí. Sólo conste que he tomado muy buena cuenta…, a pesar de que habrá quien piense que este texto indica precisamente lo contrario. Nunca llueve a gusto de todos.

Otra importante crítica, expresada entre otras personas por Mª Ángeles, María José y Rebeca, era que en este weblog «no hay opinión«. Dicho con otras palabras: muchos alumnos consideraban insuficiente que yo me limitara a proporcionar datos y enlaces a fuentes relevantes. Confieso que esta crítica fue la que más me sorprendió de todas. Y también la que más me preocupó. Por eso es la única que me detendré a comentar a continuación.

Creo que unos estudiantes de Periodismo –precisamente ellos– deberían valorar como una gran fortaleza y no como una debilidad que un weblog profesional o académico sea una fuente de información y no una simple tribuna oratoria y, menos aún, el búnker de un francotirador. Ser un simple opinador es sencillísimo, además de ventajista; lo realmente difícil es lo contrario. Proporcionar información, documentación y contexto para que el público se haga por sí mismo una idea cabal de la realidad es, a mi modo de ver –y esto es una opinión, qué le vamos a hacer–, el principal cometido de un periodista. Limitarse a emitir juicios de valor sin dar información, por muy experto que se sea en un tema, supone caer en uno de los principales problemas que, desde mi punto de vista, aquejan hoy al periodismo español. Vivimos tiempos de hipérbole opinativa y escasez informativa e interpretativa. Por eso, permitidme, amigos alumnos, que interprete vuestra supuesta crítica como el mayor de los halagos. Era eso precisamente lo que yo deseaba. Ahora bien, os animo a que os replanteéis vuestro orden de prioridades sobre lo realmente importante en el periodismo. Ya sea en un weblog o en un medio convencional.

No me extiendo más. Gracias de nuevo a todos por vuestra franqueza. Vuestras observaciones me servirán de mucho en adelante. Podéis estar seguros.

Prácticas sobre e-periodistas escritas por alumnos de la Universidad de Murcia:

Profesor de periodismo e investigador sobre medios digitales en la Universidad de Navarra. Twitter: @rsalaverria

Posted in general
13 Comments » for Gracias por enseñarme, alumnos
  1. jlori dice:

    Aunque estamos en despachos contiguos, apunto aquí mis impresiones sobre este asunto por si pueden servir de referencia a los colegas que te lean.

    Creo que el ejercicio en cuestión tiene tres problemas:

    1) Los alumnos que lo realizan no parece que tengan una experiencia consistente de lectura de blogs (¿cuántos blogs han leído durante cuánto tiempo, como para tener una buena perspectiva acerca del estilo y demás peculiaridaddes del medio que están analizando?).

    2) No hay un método de análisis consistente (indicar fortalezas y debilidades de un medio que se desconoce no lleva más que a impresiones más o menos curiosas o más o menos divertidas). Es preferible dar a los alumnos una plantilla de items a observar y que produzcan un trabajo más descriptivo que crítico.

    3) Finalmente, estos trabajos dejan una huella permanente rastreable por Google de la que los alumnos no parecen ser especialmente conscientes, como no lo eran de la posibilidad de ser leídos por el afectado.

    Ha sido un buen gesto de tu parte, pero no deberías tomarte esas «enseñanzas» demasiado en serio.

  2. Jaime Alonso dice:

    Estimado Ramón (y, por extensión, estimado jlori): indudablemente, la cuarta práctica ha dado que hablar. Más de lo que había pensado en un principio.

    Lo que plantee como una mera aproximación a nivel de usuario a una bitácora de temática periodística, se ha transformado en una clase interactiva estupenda sobre este nuevo medio. Te agradezco Ramón tu profesionalidad y predisposición. Todo un ejemplo a seguir. Dices que a ti te ha servido. A nosotros, más todavía. Sin duda.

    Como bien dice jlori, muchos de mis alumnos no tienen experiencia en estas lindes; pero al menos creo que algunas de sus aportaciones son muy interesantes y deben tomarse en cuenta, en cuanto que se trata de comentarios hechos por usuarios que si bien no son expertos en la blogosfera, sí son individuos interesados en lo que se dice (y cómo se dice) sobre periodismo.

    Agredezco también los comentarios de jlori sobre la metodología de enseñanza de los blogs. Sin duda me serán de mucha utilidad. A ver si un día organizamos algo e intercambiamos metodologías de enseñanza en TICs.

    En nombre de mis alumnos y del mío propio, muchas gracias y un abrazo.

  3. Montse dice:

    Meténdome donde nadie me llama, creo que en las críticas se advierte cierto nivel de desconocimiento sobre la naturaleza del weblog en sí.

    Uno opta por el modelo de weblog que quiere: opinativo o no; con referencias a la actualidad o no, y algunas críticas que se hacen son al formato blog en sí. Por ejemplo, decir que el weblog no tiene una estructura clara, es porque alguien va buscando un sitio web clásico no un weblog. Si no, ya sabría que los weblogs se organizan cronológicamente.

  4. En este post queda más que claro que no es egocentrismo el de Ramón, admirable más bien la humildad para a su vez motivar el trabajo de otros alumnos y de paso, agradecer, a José Luis, cómo mejorar este tipo de ejercicios.

    Creo, igual, firmemente que más vale el trabajo de constrastación que el de opinión en un blog, aunque claro en este caso si me pongo como periodista, me interesa siempre la opinión de la fuente.

    Tal vez a eso se refieren quienes quieren además tener la opinión o reacción de Ramón Salaverría frente a temas clave.

    Me quedo con el estilo actual con su plus mayor de análisis

    Christian Espinosa,
    Colega de periodismo digital

  5. Gracias por vuestros comentarios, José Luis, Jaime, Montse y Christian. Resultan muy enriquecedores.

    Sólo una pequeña observación al hilo de lo que comentaba Christian sobre que, a su juicio, «más vale el trabajo de constrastación que el de opinión en un blog«.

    Me parece que ambos enfoques son igualmente apropiados en un blog. Aquel blogger que desee volcarse en la opinión es muy libre de hacerlo, faltaría más. Ahora bien, lo que no me parece acertado es que se critique un blog por carecer de opinión.

    Como ya expresé en mi nota, cada uno es libre de dar a su blog la línea que estima más conveniente. Y, en mi caso, he optado deliberadamente por una línea presidida por la información y la documentación. Si otros, por el contrario, optan por la tribuna de opinión, me parece fenomenal. Pero no es mi estilo. Así de simple.

  6. angela dice:

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

  7. El mensaje anterior lo he suprimido por tres razones:

    1. Porque atacaba a la reputación de algunas personas.

    2. Porque, considerando lo anterior, aparecía firmado por una tal «Angela», cuya verdadera identidad no se puede conocer, puesto que no ofrece enlace ni dirección alguna a su propia página.

    3. Porque el comentario no tenía nada que ver con el tema que se debatía aquí.

    Ruego a quienes deseen emplear mi blog para criticar/denunciar/insultar/… a terceros, que se abstengan de hacerlo. O si no, que lo hagan en su propio blog.

    Gracias a todos por vuestra comprensión.

  8. Muy interesantes los comentarios de los alumnos. Y muy interesantes los comentarios de los comentarios, los de Ramón y los del resto. Me han dejado pensando un buen rato.

    Entiendo, por ejemplo, por qué dice jlori lo que dice en el punto 1) de su comentario (y en parte montse en el suyo: eso del desconocimiento de este blog), pero dudo que le reste valor al análisis de los alumnos el hecho de que hayan leído pocos blogs (si es que es así). A veces me pregunto si sólo queremos conservar los lectores que tenemos, los ya entrenados, los que conocen nuestras manías y tics. Creo que merece la pena intentar seducir a otros nuevos, y para eso es valiosísimo lo que piensa quien nada sabe ni ha visto de ningún blog (o de ningún periódico, novela, programa de televisión…). Seguro que también está bien dar una plantilla para el análisis. Daría algunos (o muchos) buenos resultados, aunque también hay que tener en cuenta que el resultado de la observación sería el de una mirada dirigida. Buscarían lo que le decimos que busquen y no veríamos lo que ellos de verdad encuentran.

    Los lectores convencidos ya están convencidos. A mí me interesa mucho también lo que piensan los que nada sabían… por si deciden quedarse.

  9. David, al escribir tu comentario, ¿hablas como experto o como novato? 🙂

    [Interesante, muy interesante lo que dices. No había caído en ello, pero llevas toda la razón.]

  10. Qué salsas más interesantes. Creo que deben subrayarse los comentarios de Ramón sobre la hipérbole opinativa y la escasez informativa en la blogosfera.

    Precisamente, la semana pasada Juan Cruz vino a Donosti a hablar de blogs y dijo algunas cosas sobre estos asuntos: que a él le falta información en los blogs y le sobran exabruptos; que para la opinión todo el mundo está titulado pero para la información no (a cuento de los yoperiodistas y similares)… Y una petición curiosa que hizo a sus lectores: que los insultos estuvieran firmados con nombre propio y que los halagos fueran anónimos.

  11. ¿Hipérbole o hipertrofia?

  12. Anonymous dice:

    Your blog keeps getting better and better! Your older articles are not as good as newer ones you have a lot more creativity and originality now keep it up!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*