Untitled

La Vanguardia se suma al modelo mixto de cobro de contenidos

Desde el 1 de febrero el diario barcelonés La Vanguardia ha puesto en marcha su nueva versión en Internet que, como se suponía, se suma a la corriente de cobrar por los contenidos editoriales. A semejanza de The New York Times, ha optado por un modelo mixto en el que el lector puede acceder al diario como visitante, como usuario registrado o bien como suscriptor on-line.

La modalidad de visitante sólo permite ver la portada del periódico digital y acceder a los canales comerciales. La segunda modalidad, la de usuario registrado, permite al lector acceder gratuitamente a los contenidos editoriales del día a cambio de la cesión de ciertos datos personales que permiten conformar un completo perfil publicitario. Por último, la modalidad de suscriptor on-line, la única de pago, da acceso además al diario impreso del día en formato facsímil (PDF), a la hemeroteca de La Vanguardia desde su fundación en 1881 (por desgracia, todo hay que decirlo, con una calidad gráfica deficiente; véase si no el ejemplo gratuito del asesinato de Kennedy), a un buscador de noticias a texto completo desde 1999, a correo electrónico personalizado y a servicios interactivos como contacto con el equipo de redacción y alertas. Las modalidades de suscripción de pago se limitan a dos: anual (80 €) y semestral (50€), con precios que se equiparan a los de El País. También existe una oferta especial de suscripción combinada a la edición impresa y la digital por 95€.

Se trata, en definitiva, de un nuevo paso hacia el modelo de pago en la prensa digital hispana. Sin embargo, es de destacar que, tras las experiencias de otros diarios, La Vanguardia ha apostado por un modelo mixto: ofrece parte gratis y lo demás, de pago.

Personalmente, creo que por ahí irán los tiros en el futuro. La irrenunciable aspiración a la rentabilidad obligará a los periódicos digitales, igual que a sus hermanos impresos, a combinar los ingresos por venta/suscripción con los de publicidad. Como en la actualidad la publicidad en Internet brilla por su ausencia, se entiende que algunos medios (leáse El País) hayan optado de momento por centrarse casi exclusivamente en los ingresos por suscripción. Sin embargo, está garantizado que, cuando la publicidad regrese a la red (¡no hay mal que cien años dure!), los periódicos digitales pelearán por hacerse con parte de ese pastel. Y difícilmente lo conseguirán si no ofrecen contenidos gratuitos que atraigan a un público numeroso y muy bien identificado. Esta apuesta de La Vanguardia demuestra que cada vez son más los periódicos que toman posiciones para cuando llegue ese escenario.

REFERENCIA

Servicios por suscripción de La Vanguardia, (Febrero 2003)

Profesor de periodismo e investigador sobre medios digitales en la Universidad de Navarra. Twitter: @rsalaverria

Posted in general

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*