Untitled

Más pasos hacia el modelo de pago en la prensa digital española

Un mes de octubre bastante atareado me ha impedido reseñar hasta hoy las novedades que, de poco en poco, se han sucedido en los medios de Internet en España. Ahora bien, visto en perspectiva, lo que ha ocurrido en estos últimos días puede resumirse fácilmente: sigue el goteo de medidas hacia la generalización de un modelo de pago entre los diarios españoles en Internet.

Durante las últimas semanas se han producido diversas noticias que dibujan esta tendencia. Por un lado, El Mundo hizo públicas por boca de su director en Internet las primeras cifras de captación de suscriptores. Gumersindo Lafuente anunció que, tres semanas después de poner en marcha el sistema de suscripción de pago, su periódico había conseguido un millar de suscriptores, aunque sin especificar a qué modalidades de suscripción. Lafuente consideró esa cifra «muy positiva» y «estimulante», por más que supusiera que sólo una de cada 4.200 visitas (las últimas cifras de OJD le reconocen a El Mundo 4.187.000 visitas en julio) se haya convertido por el momento en un cliente de pago. Quien no se consuela es porque no quiere.

Por lo demás, como ya apuntamos en algún mensaje anterior, parece cada vez más claro que esta creciente tendencia hacia el cobro, más que un afán de beneficio, esconde la intención de blindar el papel. Los editores de los medios nos ofrecieron la semana pasada un nuevo argumento para creer en esta idea. En una medida sin precedentes en España, los grupos Recoletos, Prisa, Grupo Correo Prensa Española, Grupo Godó y Unedisa anunciaron su intención de emprender conjuntamente acciones «para la defensa común de sus derechos en Internet».

¿A qué se debía esa declaración propia de Fuenteovejuna? La causa se encontraba en la práctica cada vez más extendida del press-clipping, o selección de artículos de prensa extraídos gratuitamente de Internet. Se trata de una actividad que se ha convertido en cotidiana en todas las grandes empresas (incluidos, dicho sea de paso, esos mismos grupos editoriales), que monitorizan de ese modo diariamente las informaciones sobre su empresa y sobre el sector en el que tienen intereses. El caso es que esos grupos anunciaron una nueva cruzada contra esa forma de piratería informativa con la intención de que las empresas que se dedican a esos menesteres les paguen los debidos royalties. Más allá de la dudosa efectividad que puedan tener estas medidas, lo que está claro es que suponen un granito de arena más en el apuntalamiento de un modelo de pago por la información de Internet.

Y podemos citar un ejemplo más. El pasado 23 de octubre, ABC lanzó una nueva edición en PDF del diario que los lectores pueden descargar a primera hora de la mañana. Este servicio de ‘quiosco en casa’ sale por 0,90 euros el ejemplar suelto íntegro, 0,45 euros por una sección, y 21 euros la suscripción mensual. No parece un precio barato precisamente, teniendo en cuenta que el papel y la tinta también los ha de poner el internauta.

Este viaje no ha hecho más que empezar. Próxima estación: El País.

MÁS EN E-PERIODISTAS

El Mundo sorprende al cobrar desde hoy por la edición en Internet de sus contenidos impresos (01/10/2002)

NOTICIAS RELACIONADAS

‘El Mundo’ cuenta con mil suscriptores a su servicio de pago

, Baquía (22/10/2002)

Los editores de prensa forman frente común contra la piratería, Baquía (23/10/2002)

La edición del diario, íntegra en Abc.es tal y como llega al quiosco, ABC (24/10/2002)

‘ABC’ engrosa la lista de diarios que cobran por parte de sus contenidos, Baquía (25/10/2002)

Periodistas internacionales defienden la coexistencia de prensa e Internet,, El País (25/10/2002)

Profesor de periodismo e investigador sobre medios digitales en la Universidad de Navarra. Twitter: @rsalaverria

Posted in general

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*